Escritos sobre música





Powered by Blogger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Kozmics en la final del Abierto hasta el amanecer

~ jueves, mayo 29, 2008 ~

Esté sábado es la final del concurso del 6º concurso de música en directo de Abierto hasta el amanecer y ahí va a estar Kozmics. Ya es un triunfo, teniendo en cuenta que el concierto de clasificación fue nuestro primer concierto (sí, ese del que salió el sonido de «El saxo está borracho»).

A mí no me gusta el aspecto competitivo de los concursos: como decía Quique González, «la música no es una carrera de caballos», pero me parece que son una buena excusa para que se junten unas cuantas bandas, hagan música y las escuche alguien. En esta ocasión, compartimos cartel con Flying Padres, Movie Jack y Black Horde, de los que yo sólo tenía el gusto de conocer a Flying Padres.

Para mí será la tercera vez que me subo al escenario del Albéniz, una sala en la que he visto grandes conciertos, como el último de Quique o uno lejano de Kiko Veneno, y donde debuté con Marienbad.

Y es otra ocasión para hacer un cartel:



Allí estaremos con nuestro soul espacial.

Etiquetas: , , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:02 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Con elegancia

~ miércoles, mayo 28, 2008 ~

Loquillo permite descargar desde su propia web el disco «Con elegancia». En Popes 80 lo llaman «su disco perdido» y comentan que es difícil conseguirlo. Yo lo tengo desde hace muchos años. Copiado. Desde ese foco de «piratería» que es la biblioteca.

Como «La vida por delante», su otro disco hecho a partir de poemas musicados por Gabriel Sopeña, es un disco desigual, pero tiene algunas maravillas...

«Transgresiones», basada en un poema de Mario Benedetti, la suelo tocar con la guitarra, cantando eso de...

Todo mandato es minucioso y cruel.
Me gustan las pequeñas transgresiones.
Por ejemplo, inventar el buen amor
en los cuerpos
y en tu cuerpo.

Obedecer a ciegas
deja ciego
crecemos solamente en la osadía.

«Con elegancia» es otra que acierta de lleno en la mezcla de música y letra, tal vez porque ya venían juntas en la canción de Jaques Brel. Hay otras que, en cambio, considero fallidas: «Cuando pienso en los viejos amigos» adolece de un exceso de repeticiones, «Si me pagaran un millón de dólares por este poema» tiene una música demasiado tópica, «La aurora de Nueva York» no es el Lorca que más me gusta (para eso soy muy vulgar: lo prefiero cantado por gitanos, en ese otro disco del que un día tengo que hablar), «Inútil escrutar tan alto cielo», está basado en un buen poema pero no me gusta como canción, «Durante la invasión» es otra música demasiado tópica...

Pero todavía hay un par de joyas más... «La milonga de los dos hermanos» tiene una cualidad de copla de juglar que te obliga a escuchar, con un Borges gaucho tan acertado en esta historia de los bajos fondos como cuando se inspira en oscuros libros. Mi frase favorita: «Estoy viendo que esta noche vienen del sur los recuerdos».

Pero, para mí, lo mejor es la última canción: «Una provincia», basada en un poema de Juan Manuel Bonet. Me hipnotiza esa guitarra acústica, esos efectos atmosféricos y esa forma que tiene de evocar una infancia que yo nunca he vivido: contra el tópico, mi paraíso no está en la infancia. Sin embargo, me gustan esos versos: «De aquella provincia jamás / podrá expulsarte ningún ángel». Tuve una época en la que la escuchaba todas las noches varias veces en bucle, como una oración para llamar al sueño.

Los versos, cuando son buenos, son palabras de dioses. O de locos. O de ambas cosas.

Etiquetas: , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:02 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Nueva versión de WikiTabBook

~ martes, mayo 27, 2008 ~

Hay nueva versión de WikiTabBook. En el blog oficial se pueden ver los muchos cambios que trae.

Aprovecho para felicitar a David por el trabajo hecho y agradecer a todos los que han colaborado a que el sitio vaya creciendo poco a poco. Yo debería dedicarle más tiempo, pero me disperso mucho.

Etiquetas:

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:43 a. m. | Comentarios (3) | Referencias

¡Oh, maravilla, maravilla, paraíso!

~ sábado, mayo 24, 2008 ~


Este es un texto escrito en febrero de 2006. Un comentario en el blog de Vega me hizo recordar el "Avec the temps" y llevo todo el día obsesionado con la canción: intentando aprenderla al piano, escuchándola mil veces, e intentando hacer algo que nos es ni versión ni adaptación al español pero que nace de la canción de Léo Ferré.



Le robo un verso a Julio Bustamante para pagar una deuda que tengo desde hace tiempo con una mujer: Paloma Berganza. Todo lo que le dé será poco.

El verso, que titula este escrito, no es producto de una larga búsqueda de algo que esté a su altura: fue lo que sentí cuando la escuché por primera vez. No tenía ni idea de cómo había llegado a mi ordenador... Bueno, sé exactamente cómo llegó a mi ordenador: por el eMule. Lo que no sé es por qué se lo pedí al eMule. Creo recordar vagamente que leí algo sobre ella en la Efe Eme, pero alguna vez lo he buscado y no lo he encontrado. Tal vez fue en algún rincón de Internet; tal vez un día la puso Lara López en esas Músicas Posibles que a cinco minutos de las diez de la noche ponen banda sonora a mi cena... Ni idea. Lo había olvidado cuando me tropecé con el archivo en el disco duro y no sabía qué iba a encontrar cuando hice doble clic sobre "Avec le temps".

Traspasado por la belleza, fue entonces cuando me surgió como un chispazo la frase: "¡Oh, maravilla, maravilla, paraíso!".Quité las manos del teclado, giré un poco la silla para apartar los ojos de la pantalla y me concentré sólo en escuchar, en escuchar y sentir. Subí el volumen, como no suelo hacer, y casi pude distinguir las ondas producidas por la presión en el aire: la música era algo físico, palpable. La repetí muchas veces, me recreé en la pureza de los arpegios del piano, en la voz que canta entonando perfectamente pero parece que está hablando enfrente de ti, y en cada ocasión, cuando llegaba ese sonido de un plato in crescendo que se funde con unas cuerdas, sentía el temblor de una fibra en el corazón.

Aunque pasé un mes en la francófona Montreal, no sé francés. No sabía de qué hablaba. Yo, que vivo la música sobre todo a través de las letras, estaba ahí, como si un rayo me hubiera partido los huesos y me hubiera dejado estaqueteado en la mitad de la habitación, parafraseando a Cortázar.

Como una mano que eriza el vello de la nuca incluso sin llegar a tocarla, como una boca que hace que unos labios se llenen de sangre aún antes de besarlos...

Compré el disco, por supuesto. Ahora lo estoy escuchando otra vez y compruebo que lo de la carne de gallina es algo más que una frase hecha: no me hace falta subir la manga para saber que está ahí, en este estremecimiento levísimo que me recorre por la piel como dirigido por el sonido.

Hay otros grandes temas en el disco, clásicos de la canción francesa, a veces a ritmo de cabaret, a veces melancólicos, siempre vivos. Es posible que mi fascinación proceda de mi incultura, de que no conocía la chanson, pero creo que no, que la belleza es suficiente incluso para convencer a los expertos. Hoy me he puesto a pagar mi deuda, por fin, precisamente porque leí en la Efe Eme una entrevista con Diego Vasallo en la que decía que su disco favorito es el de Vinicius, Toquinho y María Creuza. Contaba que descubrió la bossa-nova en esa obra y que tal vez por eso le pareciera lo mejor. Yo, en cambio, ya amaba la bossa cuando lo descubrí y aún así creo que es otra de esas puertas al paraíso, al mismo paraíso de tristeza dulce que el "Avec le Temps" de Paloma Berganza.

Coda: No puedo olvidarme de Horacio Icasto, el pianista y marido de Paloma Berganza. Me contó una vez la batería de mi grupo que asistió a un curso de improvisación que dio el pianista y estaba su mujer de alumna. Se nota esa influencia del jazz, pero al mismo tiempo es música muy sencilla, no peca de ese ensimismamiento de "música para músicos" que a mí nada me atrae. Todo está al servicio de la belleza y es de ley reconocerle a Horacio, como director de la grabación, su labor.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
5:58 p. m. | Comentarios (0) | Referencias

Triunfadores

~ domingo, mayo 18, 2008 ~

Hace tiempo que había oído hablar de Fabián y, de hecho, había escuchado unas cuantas canciones suyas. Su voz no me llegó (el gusto, ese caprichoso que todos llevamos dentro) pero hoy, sin embargo, me ha emocionado con esta canción:



Baudelarie inventó una forma de poesía que se ha comido casi cualquier otra opción, que se ha convertido en un tópico que a mí me aburre, un recurso fácil. Hacer canciones sobre hipotecas es mucho más arriesgado.

Y eso me recuerda a una entrada de Marlon que leí el otro día y hablaba también de la gente que paga la hipoteca. No la entendí bien, y contesté con contratexto, pero eso me llevó a una idea y, de ahí, a intentar una canción, «Resacas peores»: épica de la pequeñaburguesía. Una mala canción, porque yo soy un mal poeta intentando temas demasiado elevados. Y, aún así, no puedo dejar de intentarlo.

El vídeo de Fabián lo he encontrado en el blog de un triunfador, Nando Caballero, al que, por cierto, le envidio los videologs: me gustaría atreverme a hacer algo así.

Etiquetas: , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:38 p. m. | Comentarios (4) | Referencias

Lapido contra la «piratería»

~ sábado, mayo 17, 2008 ~

En esta entrevista, José Ignacio Lapido habla, entre muchos otros temas, sobre la «piratería». Quiero comentar algunos aspectos.

Lo de compartir archivos musicales es un eufemismo que me hace gracia, pero yo es que tengo un sentido del humor muy peculiar.

Se nota rabia en esta ironía: pues sí, cuando compartes archivos musicales, compartes archivos musicales. Me parece que insinúa que se debería llamar «robar», pero para que eso fuese así, el que tenía el archivo original debería quedarse sin él, cosa que no ocurre. Igual «compartir» no le gusta porque cuando compartes algo con alguien te quedas sólo con una parte... pero eso sólo ocurre cuando compartes algo material. Y recordemos que, como muy bien afirma Jeff Tweedy, líder de Wilco, «la música no es una barra de pan».

Pero bueno, no dramaticemos, el P2P sin ánimo de lucro creo que no es ilegal en España, así que adelante. Es una batalla perdida y así lo manifesté entonces y ahora. No sólo por el tema económico -el gratis total es una falacia. Si nada es gratis ¿por qué la música si tiene que serlo?-,

Es mentira que no haya nada gratis. La última vez que lo comprobé, el sol brillaba para mí sin pedirme monedas, y pocas cosas más importantes hay en la vida. Y todos hacemos cosas gratis, por amor o porque nos apetece. Y eso sin contar que es difícil determinar cuánto pierde un artista cuando alguien se baja su disco y cuánto gana: creo recordar que según los últimos datos (de la propia SGAE) ha aumentado mucho la recaudación en conciertos. Yo creo que puede tener que ver con la mayor facilidad de acceso a la música.

Por otra parte, si quisiera ser demagógico podría argumentar que lo que nunca ocurre es que alguien que vende algo siga cobrando después de que lo ha vendido: ¿tienen que pagar los bares a los carpinteros mientras estén usando las sillas que les hicieron? ¿Tienen que pagarles si les regalan las sillas a otros bares? Pero este argumento no es válido por lo mismo de antes: la música no es una barra de pan, ni una silla. Lo que no quiere decir que valga cualquier modelo de negocio con los «derechos de autor».

sino por el de respeto a la creación.

Desde mi punto de vista, el respeto a la creación no se demuestra principalmente con dinero. ¿Cuándo cojo mi guitarra y toco «Nubes con forma de pistola» no manifiesto mucho más respeto por su creación que cuando compré el CD? Eso sí, puede que se haya perdido parte del respeto a los creadores porque cualquiera se atreve a crear. Para mí, eso no es malo.

Los grandes operadores de Internet y los fabricantes de aparatos reproductores de archivos comprimidos están frotándose las manos porque haya un gremio, el de los creadores, que ponga su esfuerzo gratuitamente para que ellos se forren y así hacer felices a millones de personas en el mundo que creen que una canción o una película cae del cielo o brota en el campo. Si no existieran los contenidos que nosotros, los autores, ponemos a disposición de todo el mundo, nadie pagaría por una línea ADSL o por un iPod. Absolutamente nadie.

Mentira. Si no hubiese posibilidad de intercambiar archivos, yo -y muchos- tendría un iPod para poder escuchar toda mi colección de discos comprados cuando me diese la gana. Y yo tuve conexión a Internet mucho antes de que se pudieran conseguir canciones o películas. Si el argumento es sobre la banda ancha (entiendo ADSL como la parte del todo) y no sobre la conexión a Internet, yo me pasé al cable desde el módem tradicional sobre todo por no tener el teléfono ocupado cuando me conectaba y por la facilidad para... ¡crear! Sí, para crear.

Por supuesto que la descarga de archivos de música es un incentivo (para algunas personas puede que el principal) para usar banda ancha, pero para muchos lo más importante es la capacidad de comunicación que ofrece: desde el Messenger al MySpace, pasando por los blogs, y los fotologs o los vídeos. Me da la sensación de que Lapido no se da cuenta de que parte de la caída del negocio musical tiene que ver también con que la atención (ese recurso escaso en este mundo de sobreabundancia de estímulos) se ha dispersado. Y se ha dispersado de muchas maneras: porque ya no se escucha o lee sólo a cuatro autores y porque ya no se trata sólo de escuchar o leer, sino de tocar y escribir. No sé si está en contacto con muchos chavales, pero creo que a una gran parte si les cortasen la conexión se preocuparían mucho más por no poder quedar hablar con sus amigos por el Messenger o por no poder colgar sus fotos —creadas por ellos— en el fotolog.

Y ahí creo que está el quiz de la cuestión: la aparición de muchos más creadores, competidores de los creadores tradicionales. Pero de eso hablaba un poco antes Lapido:

Yo hacía referencia a que Internet no era la panacea para sacar del anonimato a miles de bandas de rock que hay por ahí tocando. Decía que colgar una canción en Internet no implica automáticamente el éxito ni el reconocimiento masivo; que, salvo contadas excepciones ¡como la de El Koala!, la gente pincharía esa canción si había una gran campaña de publicidad detrás, si habían visto el videoclip en la tele o si la habían escuchado con anterioridad en los 40 Principales. A eso me refería, a que en la red está todo lo que se hace en el mundo y para que un disco sobresalga hace falta una fuerte campaña promocional al estilo clásico.

No, la red no convierte en estrellas a cualquiera que cuelgue sus canciones. Pero para la gran mayoría, aumenta su audiencia, no sólo la potencial sino la real.


Claro, que me dieron hostias por todos lados. Los panegiristas del “libre intercambio cultural” son muy capaces a la hora de manejar el insulto anónimo y cuando alguien no piensa como ellos saltan a la yugular.

Es verdad que muchos recurren a eso. Es una lástima. Pero no son todos y las ideas son buenas no en función de quién las defienda, sino de su propio peso.


Por supuesto que pienso que Internet es beneficioso, pero no es la solución a todos los problemas, no es una varita mágica con la que nos vamos a librar del mal gusto. De hecho, la mayoría de las cosas que más difusión tienen en la Red son de un mal gusto acojonante. Como en el resto de los medios.

La red no va a acabar con el mal gusto, pero no parece que el gusto sea mejor con campañas en medios tradicionales. Desde mi punto de vista, la mayoría de las cosas que tenían difusión antes de Internet también eran de un «mal gusto acojonante». No me voy a remitir a Operación Triunfo: el otro día citaba a C.C. Catch y podría poner cientos de ejemplos de la era pre-Internet: El Koala o el Chiqui-Chiqui tuvieron dignos antecesores en Los Inhumanos, No me pises que llevo chanclas o La Trinca (estos últimos a mí me encantaban... cuando no había cumplido los diez años). Canciones basadas en la parodia van a existir siempre.

Y si alguien argumenta que Internet es la panacea de algo, que lea un ensayo tradicional de la informática: no hay balas de plata. Para nada. Creerlo es, desde mi punto de vista, un signo de inmadurez. Que abunda por todos lados, pero tampoco es hora de que los rockeros se pongan a exigir madurez a su público...

Aunque lo que más difusión tiene en la red tenga muy mal gusto, también es cierto que a veces alcanzan gran difusión propuestas que a lo mejor no hubiesen llegado por otros medios. Para mí de los más grandes descubrimientos de los últimos años han sido Fionn Regan, que descubrí gracias a una versión de Luisao, o Kevin Johansen, que descubrí gracias a Burdon. Y creo que artistas como Quique González le deben mucho a la red, aunque sólo sea porque a muchos nos permitió mantener la llama encendida cuando era difícil conocer en persona a alguien que supiese quién era.

Desde mi punto de vista, hay un problema con las premisas de Lapido: parece que es necesario que «un disco sobresalga». Yo creo que muchos discos antes sobresalían artificialmente, con independencia de su calidad, por decisión de una industria musical a la que le convenía. Ese tipo de industria no puede ser como antes porque sus clientes han cambiado. Y lo siento por el que quiera trabajar en la antigua industria: por desgracia no podemos trabajar todos de lo que nos dé la gana.

Lo peor de todo es que quedamos como los malos de la película. Y encima tienen la osadía de decirnos lo que tenemos que hacer. Quieren que nos dejemos esponsorizar, que incluyamos publicidad en los discos y no sé que aberraciones más. Es como tocar por las propinas o pasar la gorra. Yo, cada vez que entro en mi MySpace y veo que hay publicidad del Chiqui-Chiqui me dan ganas de vomitar. Pues eso es justamente lo que los panegiristas de P2P quieren que sea la solución. Vale, que haya intercambio libre, pero que haya una compensación, ¿es mucho pedir? Parece que sí.

No lo sé. Lo que sí sé es que parece absurdo que por grabar CDs, que ya nunca utilizo para música, tenga que pagar a un compositor. Ahora mismo llevo un par de horas aquí conectado sin bajarme nada, ¿debería estar pagando canon?

Yo quiero que la gente que es buena haciendo canciones viva de hacer canciones. Y creo que lo seguirán pudiendo hacer. Será más difícil hacerse multimillonario, pero no estoy tan seguro de que vaya a ser más difícil sobrevivir. Hay que tener en cuenta que las nuevas tecnologías, aparte de permitir «compartir» mucho más fácilmente, también han abaratado increíblemente los medios de producción. Por otra parte, uno de los cambios del público es que ya no requiere un sonido tan trabajado como antes. Y la necesidad de nuevas canciones no disminuye. Quizás sí que disminuya la capacidad de la música como forma de identificación juvenil. Por ejemplo, los videojuegos son un serio competidor para la música. Pero eso no es culpa de la piratería. Son los tiempos y, como decía el otro, «your old road is rapidly agin, so get out of the road if you can't lend your hand».

Tal vez era cierto: no estaba «preparado para todo lo que vendrá después».

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:14 a. m. | Comentarios (8) | Referencias

Palabras agudas de pocas sílabas

~ jueves, mayo 15, 2008 ~

Ya he escuchado, un par de veces, el disco de Vetusta Morla. Lo puse y me quedé sorprendido con el sonido: realmente bueno, muy compacto. Pop de guitarras bien facturado. Una voz particular. Pero iban avanzando las canciones y me empezaba a cansar...

Creo que había dos factores: me daba la sensación de que las melodías que hace el cantante, muy personales (aunque me pareció notar cierta influencia Iván Ferreiro), eran demasiado similares unas a otras. De alguna manera, no conseguía distinguir las canciones. Por otra parte, soy perro viejo y sé que eso puede muy bien ser simplemente efecto del desconocimiento. Cuando era fan de AC/DC podía distinguir cualquiera de sus canciones con un acorde y, en cambio, sé que a la gente que no les conocen les parecen todas iguales. Pasa mucho con artistas que tienen un estilo muy marcado.

Pero creo que el mayor problema fueron las letras. No es que fuesen directamente malas: se notaban trabajadas. Pero las cinco primeras canciones, por lo menos, utilizaban todas rimas con palabras agudas. Y no sólo eso: además tenían tendencia a la frase de período corto. Me temo que en español esa es una forma de condenarse: las palabras agudas de pocas sílabas están contadas y no sirven para contar, si me permite el pobre juego de palabras. Lo sé bien porque me está pasando con una canción que me puse a componer y tenía una melodía con esa estructura.

Por supuesto, Vetusta Morla lo hacen mejor que yo, pero creo que luchan una batalla que no se puede ganar. Con rimas agudas en palabras cortas acabas metiendo muchos verbos en infinitivo, adverbios superfluos que no aportan nada («ya», «más», «bien», «también», «así»...), palabras antipoéticas en el lugar estelar de la rima («nariz», «cartón») o traídas por los pelos («rey», «león», «neón», «vos»...). De alguna manera que no acabo de entender pero que intuyo, el sentido se evade y suena artificial; artificial... y sin belleza.

No quiero sentar cátedra con esta opinión: es simplemente el reflejo honesto de lo que he sentido al escucharlos hoy. Y si intento rebajar el tono de la crítica es porque se nota detrás un trabajo sincero, y duro. Precisamente buscando las letras me he encontrado con esta entrevista donde tratan el tema:

Lo que nos gusta hacer es pop-rock de esquema anglosajón con letras en castellano. Nuestro reto es que la combinación funcione, crear textos sugerentes en nuestro idioma y conseguir que suenen de forma natural dentro de una música pensada para el inglés, un idioma muy distinto en lo que se refiere a la construcción de frases, la acentuación y la longitud de las palabras. Nos gusta pensar que nuestras letras no toman por estúpido al oyente, no lo damos todo mascado, sino que dejamos espacios en blanco que estimulen a la persona que nos escucha a rellenarlos con sus propias experiencias. Nuestra meta es conseguir esto sin dejar de ser accesibles, sin ser crípticos. Nos encantaría que nuestras canciones no fueran obras con un significado cerrado sino casi seres vivos que se alimentan de la interpretación que hace de ellas el que las escucha y que de algún modo pasan a formar parte de su vida.


Tal vez el problema sea yo, que no sé rellenar el significado. En cualquier caso, les agradezco la intención.

Post scriptum: Lo que está claro es que tienen imaginación visual: este documental mudo es muy bueno.

Post scriptum bis: Me he leído toda la entrevista que enlace antes y me he quedado sorprendido de lo inteligente (desde mi botarate punto de vista, claro) del discurso de Juanma en muchos aspectos. Lo dicho, que me caen simpáticos aunque su música no encaje con mis gustos.

Etiquetas: , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:55 p. m. | Comentarios (2) | Referencias

Vetusta Morla y las buenas ideas que parecen sencillas y no lo son

~ martes, mayo 13, 2008 ~

Como Marlon, que me los ha descubierto, llevaba tiempo oyendo hablar de Vetusta Morla. Ayer mismo leí a Alcanda diciendo que su debut «es el mejor primer disco de un grupo en la historia del rock español». Así que me he puesto a ver el vídeo que enlaza Marlon:



Y me he quedado hipnotizado: qué idea tan sencilla y qué hachas hay que ser para hacerla bien. Me han convencido para que escuche su disco.

Etiquetas: , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:52 a. m. | Comentarios (4) | Referencias

Los Judas

~ domingo, mayo 11, 2008 ~

En los tormentosos años de mi juventud (cita de Keats, na menos) Judas Priest eran uno de mis grupos favoritos. Saltaron los cachitos de hierro y cromo (cita de Kiko Veneno, na menos) de tanto escuchar aquella cinta del directo que empezaba con "Out in the Cold", canción, por cierto, que formaba parte del repertorio del primer concierto en el que toqué como bajista.

Ahora no me da nunca por escuchar música de aquella época, excepto cuando alguien me la recuerda. Y cuando pongo una de esas canciones, me siguen pareciendo cojonudas. Hoy estaba intentando acordarme de una que tenían que decía en el estribillo algo de "highway". Gracias a la Wikipedia, esa obra cumbre de la cultura humana que expande el conocimiento a límites insospechados, he encontrado qué canción era: "Heading Out the Highway". Y gracias a esa otra biblioteca de Alejandría, sección mediateca, YouTube, la pude volver a escuchar:



Lo que no conocía era el vídeo original:



En aquella época tampoco sabía que Rob Halford era homosexual, aunque viendo ahora los contoneos del vídeo de arriba (¿copió el baile de Massiel en el hoy de nuevo de actualidad "La, la, la"?) y todo el rollo sado-maso, parece evidente. Lo inocente que era uno: en aquella época, ser heavy en España no era para maricas. Ya lo cantaban Barón Rojo:

- Vas sin afeitar -dice el sheriff del lugar-
y además con tías buenas.


En realidad, en el heavy español había menos tías —buenas o no— que en un cuartel (1) y teníamos que conformarnos con las de los vídeos. Yo veía el de "Turbo Lover" (era el single de aquella época) y en lo que me fijaba era en la tía vestida de cuero y haciendo movimientos seductores sobre la moto... El cardao exagerao tampoco me parecía raro(2).

Siempre que pienso: "Qué inocente era en el pasado", me doy cuenta también de que dentro de unos años pensaré lo mismo del que soy ahora. En fin.

Pero quiero dejar aquí constancia que las canciones siguen siendo de las mejores canciones que hay para... andar en bici(3). Algunas de mis favoritas: "Breaking the Law", "You've Got Another Thing Comming" y, por supuesto, ese temazo de rock de toda la vida (olvidaros del heavy) que es "Living After Midnight". Cualquier día de estos Britney Spears hace una versión como la que hizo del "I Love Rock'n'Roll"... Mejor no le doy ideas, que sé que lee este blog.

(1) Por supuesto, estoy hablando de una época en la que era impensable no que hubiese una mujer Ministro de Defensa, sino siquiera soldado.

(2) A fin de cuentas, había crecido con C.C. Catch. Los jóvenes que no la conozcáis, no podéis dejar de daros una vuelta por YouTube; podéis empezar por un tema que viene que ni pintado "Are You Man Enough?".

(3) Otros dirían para conducir, pero a mí eso no me gusta. Y que conste que tampoco ando en bici con auriculares: me gustaría, pero me parece irresponsable.

Etiquetas: , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:59 p. m. | Comentarios (2) | Referencias

Kozmics en el Savoy

~ martes, mayo 06, 2008 ~

Hablando de conciertos el jueves a horas indecentes, este jueves toco con Kozmics en el Savoy nuevo a las 12. Espero que seamos puntuales porque yo tengo que madrugar al día siguiente. Este es el correspondiente cartel:



Por cierto, estamos participando en el concurso Samsung Rock & Call. Si alguno quiere votarnos, puede hacerlo aquí.

Etiquetas: , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:17 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Speak Low

~ lunes, mayo 05, 2008 ~

Aunque con retraso, quiero dejar aquí constancia de que el 24 de abril fui a ver un concierto de Speak Low (que no sé muy bien como escribirlo: como lo he hecho, «Speaklow» o «SpeakLOW»). Estaba anunciado a las 10 y comenzó cerca de las 12. Un jueves. No comentaré nada de la calidad del concierto porque sigo estando demasiado cabreado con su informalidad.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
8:15 a. m. | Comentarios (0) | Referencias