Escritos sobre música





Powered by Blogger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

El vuelo de los Concordes

~ domingo, abril 19, 2009 ~

A través de Botellón en Tiffany's descubro Flight of the Concords, un dúo de comediantes que se definen a sí mismos como el dúo de acapella-rap-funk-folk antiguamente en cuarto lugar de los más famosos de Nueva Zelanda basado en guitarras y bongoes. Uff... Tienen una serie que combina música y humor. Un ejemplo:



Impresiona ver a gente con tanto talento... Aquí con un par de guitarras hacen un temón de soul diciendo paridas:



Y vaya risas que me he echado con esta:



Bueno, he hecho una lista de reproducción como servicio público:

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:10 p. m. | Comentarios (1) | Referencias

Makaroff sobre la composición

~ sábado, abril 18, 2009 ~

De El País:


Para hacer canciones necesita poco: "Las he compuesto sin guitarra ni boli. Como no escribo ópera, sino temas pop cortitos y fáciles de recordar, voy caminando por la calle y les doy forma. O me cuelgo la guitarra y me muevo, voy andando por la casa". Makaroff dice no padecer el síndrome del pentagrama en blanco: "Lo intento más veces de las que lo consigo, pero los jaguares persiguen a siete gacelas y cogen a una".


Excepto lo de andar con la guitarra colgada por casa, me he sentido identificado.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:56 a. m. | Comentarios (0) | Referencias

Vídeo de Exterior noche en directo

~ jueves, abril 16, 2009 ~

Acabo de subir un vídeo del concierto de presentación de Exterior noche:



Es muy largo y lo mejor creo que es la parte final :-)

Etiquetas: , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:59 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Quien roba a un ladrón...

~ martes, abril 14, 2009 ~

Un informativo artículo de Diego Antonio Manrique en El País me hace saber que el más famoso judío converso de voz gangosa tiene nuevo disco.

En la parte final cuenta una historia interesante: hay gente que dice que el primer single es plagio del Black Magic Woman de Fleetwood Mac que Santana hizo famoso... pero Peter Green se ha apresurado a reconocer que esta canción estaba a su vez basada en otra de un bluesman de Chicago, y se parece a otra anterior. Ya en su momento, cuando me dio por saber más de esa obra maestra que es Modern Times, descubrí que la Wikipedia tiene una sección entera dedicada a analizar las copias sin cita, tanto en música como en letras (¡y a Ovidio, nada más y nada menos!). Eso no rebajó ni un ápice mi consideración por el disco.

Después de leer el artículo de Manrique, busco por YouTube a ver si escucho algo del nuevo disco y me encuentro esta interpretación de Billy y, tras escuchar no más de 30 segundos, hasta la primera frase, se me dispara la cabeza y paso dos horas escribiendo una canción, intentando robar un sentimiento que no sé si el propio Dylan tenía: a veces metemos la mano en la cartera de otros y sacamos nuestros propios billetes. Sé perfectamente que de lo que quiero hablar son de mis días y mis noches este fin de semana: del deseo de morir cuando eres más feliz.

Grabo mi canción con la guitarra eléctrica desenchufada y la cámara de vídeo, que es lo único que tengo a mano, y me voy a ensayar, todavía transportado por el impulso creador de alguna musa rechazada por el de Minnesota, y no puedo evitar tocársela al resto de los Kozmics antes de trabajar en lo nuestro. Me acompañan y por un momento me siento el maestro con su banda de músicos geniales...

Cuando vuelvo a casa escucho la grabación... y no está lo que yo imaginaba. No es sólo mi voz sin remedio: en vez de la melodía hipnotizante hay una aburrida. Me la imagino sonando con esa viscosidad del Modern Times y me pregunto cómo hará para grabar así. Encuentro un artículo que lo explica muy bien: todos los músicos tocando a la vez, la voz de Dylan pasada por un Shure SM7B, el despliegue de medios y la parquedad de tiempo... Porque lo más importante al final no es la técnica, sino la inspiración: eso que a Dylan le sobra.

Si sólo pudiese robarle un poco... Llevo dos días intentando forzar la cerradura.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:51 a. m. | Comentarios (3) | Referencias

Kozmics en Semana Santa

~ lunes, abril 06, 2009 ~

Los Kozmics vamos a hacer nuestro particular paso de Semana Santa en el Savoy:

Photobucket

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:24 p. m. | Comentarios (1) | Referencias

Si hubiera que ir a una misa...

...que fuese algo como esta:



Me emociona escuchar al público gritar ese estribillo nihilista —pero compasivo— que grita que nunca pasa nada, nada de nada, y que todos estaremos solos esta noche y solos mañana... aunque yo no creo eso.

También es muy buena esta versión:



Por si alguien no lo sabe, esta es la canción de la que saqué mi pseudónimo, como conté aquí. Es una obra maestra.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
1:13 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Rock'n'roll para muñones

~ sábado, abril 04, 2009 ~

Acabo de encontrarme con un canal de YouTube que me ha puesto una sonrisa en la cara. Ya sólo el nombre lo dice todo: Ociosu. Por supuesto, es asturiano. Y ha creado unas lecciones de guitarra llamadas Rock'n'roll para muñones. Hay muchos vídeos en YouTube para aprender a tocar la guitarra, y puede que estos no sean los mejores (no empiezan desde cero y, en general, yo pondría más explicaciones), pero tienen una virtud que no tendrá nunca el mejor profesor de la Berklee School of Music: te enseña con Maneras de vivir:



Para alguien que sepa algo de guitarra y quiera empezar con el rock'n'roll, están muy bien.

También están muy interesantes los recursos que cuelga en www.musikaze.com/ociosu. Me ha parecido especialmente interesante su tutorial de construcción de acordes.

Y esta comparación de pedales es también muy interesante:

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:13 a. m. | Comentarios (1) | Referencias

El día que dejé de ser fan de AC/DC

~ miércoles, abril 01, 2009 ~

Lo vi ayer en las noticias: los fans haciendo cola a la puerta del Palau San Jordi. Me recordó a nosotros, hace casi 20 años: era 1991 y el estadio olímpico de Monjuit todavía no se había utilizado para las olimpiadas. Habíamos llegado desde Asturias en un viaje en bus de 12 horas. Iba a ser el día en el que se cumplía uno de mis sueños: ver a AC/DC en directo.

Era un Monsters of Rock y había unos cuantos grupos antes: Legion, Tesla y Metallica. Estos últimos acababan de publicar el disco negro, probablemente su último gran disco. Dieron un gran concierto. A mí me gustaban mucho, pero me estaba reservando para el plato fuerte. Recuerdo recorrer las gradas del estadio mientras sonaba One...

Bajamos para AC/DC. No pudimos estar cerca del escenario: había una zona vallada para la que necesitabas un pase especial; el objetivo era evitar avalanchas. Pero era igual: allí estaban Angus Young, Malcolm Young, Brian Johnson, Cliff Williams y Chris Slade, aquel batería calvo. No recuerdo con qué canción empezaron ni con cuál acabaron: sólo recuerdo la decepción. Había leído en cientos de revistas que AC/DC en directo eran tremendos... y a mí, que juraba por Bon Scott, me aburrieron. Echaban cinco minutos entre canción y canción, Angus repetía una y otra vez el juego de un "poquito de guitarra, un hey del público", la voz de Brian Johnson estaba ya demasiado cascada y todo el espectáculo era totalmente previsible: ahora los cañones en For Those About to Rock, ahora el streap-tease de Angus...

Acabó el concierto y todavía no era capaz de reconocer que había sufrido una decepción. El bus nos recogió a las 4 de la mañana —habíamos salido a las 5 de la mañana del día anterior de Gijón—. Como en aquella canción de Los Suaves, yo sólo pensaba en dormir, pero pusieron el vídeo de Let There Be Rock, esa película tan difícil de encontrar que habíamos tenido que comprar a un tío que vendía por correo malas copias en VHS, y cuando sonaron los primeros acordes de Highway to Hell los odié.

El artículo de El País sobre el concierto de ayer empieza diciendo: «No se lo pierda si es seguidor de AC/DC». Yo sigo pensando que los discos hasta Back in Black son auténticas obras maestras, sus canciones son parte de mí, me han acompañado muchos días, y muchas noches, de mi vida... pero ya no los sigo.

Etiquetas:

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
8:01 a. m. | Comentarios (3) | Referencias