Escritos sobre música





Powered by Blogger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Kozmics en el Jazz Café

~ miércoles, marzo 26, 2008 ~

Kozmics ofrece un nuevo viaje por el alma del espacio, esta vez en el Jazz Café de Gijón, el próximo sábado a las 8 y media de la noche. Aquí está el cartel que he hecho para el evento:

Etiquetas: , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
10:54 p. m. | Comentarios (2) | Referencias

La música del capitalismo

~ martes, marzo 11, 2008 ~

Por la tarde, en el ALSA, había visto "Dirty Dancing 2", que no sé si es más atentado musical o cinematográfico. Por la noche intenté ver la evolución de las votaciones. No pude. Me puse a hacer zapping, ese deporte que hacía tantos años que no practicaba, y caí en el canal Cosmo, donde echaban "Profesor Holland". La había visto hace años en el cine y sabía que tampoco era buena. Pero la volví a ver. Allí estaba, viendo a ese músico que se mete a profesor a disgusto y acaba viviendo tanto para las clases como para la música, mientras transcurre la historia reciente de Estados Unidos, y caí en la cuenta: la música del capitalismo es el rock. No, no es una música contra el sistema, es la música del sistema. Y cuando digo «rock», estoy utilizando un significado amplio que incluye también, por ejemplo, al punk.

(No me hagáis mucho caso: son esas cosas raras que se me ocurren a veces.)

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:00 p. m. | Comentarios (2) | Referencias

Drexler en Avilés

~ viernes, marzo 07, 2008 ~

No tengo tiempo para elaborar, pero quiero dejar aquí las impresiones antes de que se borren (¿era "toda arena busca su huella" o "toda huella busca su arena"?).

Ayer vi a Jorge Drexler en la Casa de la Cultura de Avilés. Es la tercera vez que lo veo. Sigue siendo un monstruo. Él solo con su guitarra. Quisiera ser él.

Estábamos allí como si nos estuviese cantando canciones en el salón de su casa. Jugó, como Quique González en tiempos, a que el público pidiese canciones, pero con una salvedad: él se reservaba el derecho de escoger también sus caprichos. Creo que fue una forma inteligente de tocar lo que el público quiere oír y las canciones raras que a él le apetece tocar.

Fue un repertorio extraño. Faltaron singles como "Transporte", no hubo ninguna canción de su primer disco en España, pero hubo una, "Equipaje", de uno de sus discos anteriores en Uruguay, y una canción nueva, "Gracias", e introdujo "Don de fluir" con una versión de una canción de Caetano Veloso, "Dom de iludir", y ya no recuerdo cuál con "Stay (Just a Little Bit Longer)".

Jugó con maestría con los pedales y desde la mesa de sonido hubo pequeños detalles electrónicos.

A pesar de que me pareció buenísimo, ha sido el concierto que menos me ha gustado de los tres que he visto, tal vez porque le falta el factor sorpresa. En cualquier caso, ¡qué grande!

Etiquetas: , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
8:17 a. m. | Comentarios (0) | Referencias

El saxo está borracho

~ domingo, marzo 02, 2008 ~

Han sido días muy intensos. Durante más de una semana, aparte del trabajo habitual, empezando el segundo cuatrimestre, tuve ensayo todos los días, algunos días incluso dos, o ensayo y concierto. Algunos fueron con Marienbad, pero la mayoría fueron con Kozmics: había que preparar nuestros primeros conciertos.

El resultado ha sido inmejorable. De los dos conciertos —¡y de muchos ensayos!— salí con un subidón.

Uno de los momentos mágicos del primer concierto fue "El saxo está borracho", adaptación del "The Piano Has Been Drinking" de Tom Waits que hice en la época que escribí un texto contra él. Juzgad por vosotros mismos:



He estado una semana haciendo el vídeo, he escuchado la canción cientos de veces, he visto las imágenes casi fotograma a fotograma, y no me canso y cada vez me gusta más. Sé que es mejorable, pero ese día hubo también una magia que tal vez sea irrepetible. No creáis que habíamos tocado la canción tantas veces: hay muchos momentos en que nos sorprendíamos unos a otros.

Fijáos en las miradas, en cómo Dani se da rápidamente la vuelta cuando Pablo responde por primera vez a la voz, en la sonrisa de Mayte mientras interpreta esa canción como yo la imaginé, como una Billie Holiday moderna; fijáos en la forma de subir el brazo de Gíbor para dejar caer la baqueta con un golpe contundente sobre la caja, en cómo juega con el chaston, en cómo hace mucho más que ritmo con la batería, y así todo tiene tiempo a jugar y lanzarle un sombrero a Pablo; fijaos en cómo cantamos todos con Mayte mientras tocamos; fijaos en cómo brilla la guitarra de Dani, en cómo hace un dibujo irónico en la estrofa de los camareros, fijaos en mi sonrisa de oreja a oreja después y tantas veces durante la canción; y fijaos en el saxo, en cómo se burla, en cómo seduce, en cómo contesta a Mayte, y en el solo final llega a la extenuación... ¡Del público se oye al final un «¡Muy bien!» que se nota salido del alma!

Estoy orgullosísimo de participar en algo así, ¿se nota?

Etiquetas: , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
5:32 p. m. | Comentarios (5) | Referencias