Escritos sobre música





Powered by Blogger

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

Kozmics en Cerdeño

~ jueves, noviembre 27, 2008 ~

A Kozmics le ha salido una nueva fecha dentro del November Celebration Tour: los amigos de Verde Cannaia nos han invitado a tocar con ellos en la sala La Makumba de Cerdeño (a las afueras de Oviedo) este viernes. Aquí está el correspondiente cartel:



Recordemos que también tocamos el sábado en el Jazz Café de Gijón. Junto con los dos conciertos de la semana pasada, habremos tenido cuatro bolos en nueve días. A ver si estos salen también como los otros.

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:23 a. m. | Comentarios (0) | Referencias

Apocalipsis pop

~ lunes, noviembre 24, 2008 ~

Marienbad ha lanzado un EP virtual que se puede bajar aquí de Megaupload y aquí del eMule.

El EP consta de dos canciones. La primera, "La fiesta del fin del mundo", pertenece a las compuestas tras "Vidas paralelas". Tiene algunas frases muy ingeniosas que despiertan el absurdo deseo de vivir el apocalipsis: "No había que madrugar / el día después del juicio final".

La cara B virtual es una nueva versión de "Paciencia", canción incluida en el primer larga duración de la banda. Es una tema muy original: a pesar de saber tocarlo, no soy capaz de extraer una estructura, determinar qué es estribillo, qué puente, porque no tiene una estructura al uso en el pop, y tampoco un esquema narrativo como el que se encuentra a veces en el folk. Lo que sí contiene es una de esas frases como refranes que sólo los buenos pueden escribir: "Ganar y perder no es lo mismo si no hay nadie para verlo".

Por eso, para que podáis verlo, aquí podéis descargarlo:



Para los curiosos, se puede ver una foto del local de ensayo donde pasamos frío y calor y metemos ruido Marienbad en la presentación de Isma.

Etiquetas: , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
8:48 p. m. | Comentarios (0) | Referencias

Los 100 mejores cantantes de todos los tiempos

~ martes, noviembre 18, 2008 ~

En la Rolling Stone han escogido a los 100 mejores cantantes de todos los tiempos. Las listas ordenadas en el arte ya se sabe cómo son: arbitrarias e injustas. ¿Tiene sentido decir que Aretha Franklin es mejor que Van Morrison, o viceversa? Y no es sólo una cuestión de orden: ni están todos los que son ni son todos los que están. Si yo tuviera que poner voces que me han emocionado hasta hacerme sentir otra realidad, ahora mismo las que me vienen a la cabeza son Caetano Veloso, Paloma Berganza y Luisão... Nada más acabar la frase anterior, me llega Cindy Lauper. Y paro de contar.

Porque lo que quería contar es que están disponibles fotos de las papeletas que en la votación hicieron algunos artistas ilustres: de B. B. King a James Hatefield (uno de los pocos que se acuerda de cantantes de heavy), pasando por Keith Richards u Ozzy Osbourne (que se pone a sí mismo en un discreto 6º lugar, no como la petarda de Courney Love, que se pone a ella misma sobre el nombre tachado de Kurt Cobain).

En fin... Para lo único bueno que sirven las listas, como los concursos, es para descubrir talentos que no conocías. Por ejemplo, yo nunca había oído hablar de un tío llamado Dion. Tanto océano por explorar...

Etiquetas:

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:52 p. m. | Comentarios (2) | Referencias

Droga


La música, su capacidad de conmover, es para mí otro delicioso misterio. Puede entenderse como una tecnología de placer puro. Acaso habría que incluirla en la historia de las drogas más que en la de las artes.

José Antonio Marina, Las arquitecturas del deseo

Etiquetas:

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
12:20 a. m. | Comentarios (2) | Referencias

Desvaríos a partir de una entrevista a Igor Paskual

~ domingo, noviembre 16, 2008 ~

Perdiendo la mañana del domingo entre diarios digitales, llegué a la entrevista en Generación Alsa con Igor Paskual, una de las más interesantes que he leído últimamente. (Eso sí: vaya forma de titular, con una frase provocadora entrecomillada... que no dice en la entrevista.)

Supe de la existencia de Igor una década antes de que se convirtiese en mano derecha de Loquillo, en la primera época de Babylon Chat. Fui a uno de sus conciertos entonces y le dedicó al amigo con el que iba yo un beso (con lengua) desde el escenario, un poco antes de que empezasen a fustigarlo. Por eso sé que cuando dice que se dejaban la piel literalmente, no está mintiendo ni empleando una hipérbole. Viéndolo en aquellos tiempos, con un grupo de glam en la ciudad del indie autista, entregándose como si fuera Johnny Thunders tocando en el Madison Square Garden aunque estuviese tocando en una plaza del extrarradio de Gijón casi vacía, sinceramente, parecía que estaba loco. Pero tenía un extraño magnetismo: recuerdo que tras escuchar su primer disco y obsesionarme por una de sus canciones, compuse algo que decía "Todas / las drogas / son buenas", yo, que lo más fuerte que me meto son las palmeras de chocolate...

Y sí, Igor está loco: por la música y por ese brillo del espectáculo, el brillo de las lentejuelas, unido a una imagen decadente de fin de imperio Romano. Pero, como todos los grandes frívolos, hay mucho más por debajo de la superficie que lo que se ve, por mucho que esto último sea lo que deslumbre. Esa es la razón por la que no me ha extrañado que me gusten algunas cosas que dice en la entrevista. Por ejemplo, su análisis de la emigración en Asturias o cuando habla del problema de las agudas que ya he comentado aquí:


[...] el rock es un compás de cuatro por cuatro o dos por cuatro, y lo que lo diferencia de otras músicas es que se acentúa la segunda parte de cada compás. El inglés, al estar lleno de monosílabos, encaja mucho mejor, pero nosotros tenemos muy pocas agudas.

De todos modos yo escucho muchos grupos españoles, como Loco, Radio Futura, Burning y tantos otros, y veo que tenemos unos letristas enormes. Creo que es un mito y que está muy infravalorado. [...]

Despreciamos mucho lo nuestro, y además es cierto que al formarte como músico te centras en referentes anglófonos. Antes, si querías hacer rock americano, te salía Revolver. Ahora, que ya tenemos más referentes, sale un Quique González, un Fito o mismamente Nacho Vegas, sin ir más lejos. No había nadie a quien copiar si querías hacer eso.

Lo último que oí de por aquí que me haya gustado de verdad ha sido el de Anabel Santiago y el de Lucas 15. Porque quieren tocar rock y lo hacen en bable, es una fusión extrañísima pero con muchísima personalidad. Anabel hace versiones de Johnny Cash en bable, es brutal. Pero se cree lo que está haciendo, y por eso funciona.
El rock es eso, créerselo, transmitirlo y tener algo que decir. Es que hay mucho llorón, joder. Si eres un soso, no tienes nada que decir, eres un vago y no tienes talento pues te jodes. Es como en el cine. “Uy, no me hacen caso, ayay”. Cuenta una historia buena, cagonlamar.


Ese "creérselo", lo que mi hermano Dani llama "actitud", es algo que no le falta a Igor. Precisamente Dani y yo lo comprobamos hace unas semanas yendo a un concierto que dio en solitario en el Patio de la Favorita. Igor se daba golpes contra el micrófono y, aunque no había escuchado antes ninguna de las canciones que interpretó (ni siquiera las versiones, que pertenecían a la mucha música que desconozco), no me aburrí ni desconecté en ningún momento.

También estoy de acuerdo en el análisis de la escena musical en Gijón en la entrevista, cuando dice que lo que quedó de aquello que se llamó Xixón Sound está haciendo ahora las cosas más interesantes. A mí hay muchas que no me acaban de convencer (entre ellas, la que más repercusión está teniendo, Nacho Vegas; de hecho, fui a ver a Lucas 15 este verano y me pareció una idea interesante llevada a cabo de manera lamentable), sobre todo porque no sé qué pasa en Gijón que parece que no hay cantantes decentes y que no hay manera de evitar que suene todo amateur. Así, me siento muy identificado con las letras de Pauline en la Playa o Francisco Nixon. Por ejemplo, cuando las ex-Undershakers hablan de una caja como mesa en "Me acurruco", parece que están describiendo mi salón, y cuando el ex-Australian Blonde dice "Hay miles de feos en el andén" en esa joya que es "Luna de miel a escondidas", me pregunto si aquel día estaría yo también en la estación. Pero luego no me gusta la voz de ninguno de los dos, los arreglos de jazz de Pauline en la Playa suenan deslavazados, y Francisco Nixon perpetra atentados contra la métrica dentro de "En la playa de los muertos".

Sí es cierto que últimamente ha surgido gente con una voz y unos arreglos distintos, por ejemplo Pablo Valdés y Pablo Moro; pero aquí lo que me falla es la otra parte: no me creo sus letras, me suenan a remiendos de tópicos (camareras, carreteras y demás) que cuando los empezó a usar Quique Gozález tenían su originalidad pero ahora ya están muy gastados. Y, por otra parte, la armonía es tan predecible (muchas veces puedo adivinar el siguiente acorde de una canción sin haberla escuchado antes) que no me interesa lo suficiente como para volver a ponerlo. En fin, esa lucha tan difícil en la que se decide el arte, entre la originalidad y la solidez.

Tal vez suene endogámico, pero a mí las canciones que más me convencen de las que se hacen ahora en Asturias son las que compone Isma para Marienbad: creo que tiene un universo propio, no impostado, que habla de lo que somos la gente de por aquí, y un sonido lo suficientemente sólido. Y eso que él también empezó haciendo canciones en inglés y sigue defendiéndolo, como explicó hace poco en su blog. Y yo sigo pidiéndole canciones en español, porque me gustan y un tipo de Manchester o de Arkansas no va a hacer las que puede hacer él.

Y ahora ya he perdido toda la mañana de domingo escribiendo mis chorradas. Para cuánto da una entrevista...

Etiquetas: , , , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:33 a. m. | Comentarios (8) | Referencias

November Celebration Tour

~ sábado, noviembre 15, 2008 ~

Kozmics tenemos tres conciertos en nueve días a finales de noviembre, así que los hemos unificado en una de nuestras mini-giras:



Empezamos este jueves, el mismo día que comienza el Festival de Cine de Gijón, en el Savoy; el sábado nos vamos a El Paso, cerca de Cudillero; y el siguiente sábado volvemos al Jazz Café de Gijón.

También hay un póster individual para El Paso:

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:23 p. m. | Comentarios (1) | Referencias

El plan b de Marienbad

~ miércoles, noviembre 12, 2008 ~

Hace poco, alguien a quien le estaba torturando con Kozmics, me preguntaba si todavía seguía en Marienbad. Y, sí, ahí sigo, disfrutando del placer de tocar en los ensayos unas canciones que me parecen enormes. Lo que no hemos hecho desde el concierto del Derrame Rock del año pasado es tocar en directo. Pero eso va a cambiar.

En Marienbad estamos haciendo planes. Isma los ha contado en su blog. Básicamente, la idea es autoeditar las canciones que tiene grabadas, entre las que se encuentran algunas joyas que creo que merecen más difusión: "Exterior noche", "Descalzos por el parque", "Pobre hombre", "Intermitente"... Hay material de sobra para un segundo disco, pero no son tiempos fáciles para conseguir compañía discográfica. Yo considero que es una pena que no disfrute más gente de esas canciones, así que vamos a prepararlas bien para que se puedan degustar como es debido, y vamos a hacer algún concierto de presentación.

No es un plan para dominar el mundo, pero es un plan excitante. Manténgase atentos a sus pantallas...

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:30 p. m. | Comentarios (1) | Referencias

El tahúr avezado

~ domingo, noviembre 09, 2008 ~

Diez años lleva Quique desde su primera grabación y, en algo que ya empieza a ser una constante en todos los órdenes de mi vida, no me parece tanto tiempo y, a la vez, me parece que ha sido mucho. Los relojes y los calendarios miden el tiempo; sí, claro...

Hay cosas que han cambiado mucho. Por ejemplo, en aquel lejano-cercano 2001 de su primer concierto en Gijón, no había colas ni fans. En esta ocasión la cola estaba asegurada. Así que, aunque el concierto estaba anunciado para las diez y la apertura de puertas para las 9.30, fuimos a las 8.25. No había todavía nadie y caían gotas de vez en cuando, así que nos largamos a tomar algo. Cuando volvimos a eso de las 9, ya había unas 50 personas en línea. La espera finalmente no fue mucha porque abrieron antes de lo anunciado, pero luego, entre el guardarropa y la tienda de camisetas (como siempre hay gente a quien le interesa, informo: hay unas camisetas nuevas, tipo futbolista, en el pecho ponen un pequeño escudo celebrando los diez años y en la espalda un diez y el nombre de Quique González) acabamos en la cuarta fila.

Unos cinco minutos después de la hora anunciada apareció la banda, comenzando por el final: "Vidas cruzadas", que solía cerrar en la gira anterior. Luego siguieron (puedo equivocarme en el orden, cito de memoria) "Suave es la noche", "Caminando en círculos" y "Me agarraste", un principio muy cañero, sin concesiones para las lentas. "Caminando en círculos" fue una sorpresa (no recuerdo haberla escuchado con esta banda), pero mayor fue todavía "Palomas en la Quinta", obviamente con un sonido muy distinto al de "Kamikazes enamorados", con Quique tirando de armónica pero la guitarra de Pedreira llevando la canción por rutas más rockeras.

El repertorio incluyó más canciones movidas que medios tiempos: "El campeón", "Pájaros mojados" (creo que no la había escuchado en los últimos conciertos), "Hotel Los Ángeles" (con Quique en los teclados), "Avería y redención", "Miss camiseta mojada", "Hay partida"... y las de los bises que comentaré más adelante. Las bajadas de revoluciones correspondieron, en primer lugar, a un sorprendente "Rompeolas" que hacía mucho tiempo que no escuchaba con Quique en el piano y que fue un momento muy emocionante, "Nos invaden los rusos" (con un final mucho más contenido que en el disco), "La luna debajo del brazo" (el tahúr avezado hizo trampa y se sacó un as de la manga), "Pequeño rock'n'roll" (sin teclado)...

Algunos momentos que me gustaría destacar (voy a tirar de lista, que hoy no estoy inspirado para la narración):

  • "Se nos iba la vida": La toca con cierta frecuencia en Gijón (siempre hay alguien que se la pide con mucha insistencia) y suele ser un momento emocionante. Otras veces la hace él solo y no está muy preparada. No fue el caso de esta noche: se incorporó toda la banda. Pero lo más emocionante fue escuchar al público cantarla.

  • "Crece la hierba": Tuvo dos cambios de letra. Dijo: "ruido de guitarras abiertas" y "la cita a ciegas en El Molinón".

  • Otros cambios de letra fueron una de las estrofas de "Me agarraste" (no recuerdo cómo fue, pero parecía un cambio definitivo en la letra, no algo ad hoc para el concierto) y algo así como "Estamos empezando gira en Gijón" en la parte de "Siete campanas de redención" de "Te lo dije". Y en alguna canción dijo algo de "el casino", pero no recuerdo en cuál.


No recuerdo tampoco con qué canción se despidieron. Sí sé que en los bises sonaron hasta tres canciones de "Personal" (dedicadas a los que estábamos desde el principio): "Y los conserjes de noche", "Personal" y "Cuando éramos Reyes", creo que todas dentro del primer bis. En esta última, Quique cantó un fragmento de "Frío", el clásico de Alarma! El segundo bis empezó con un "Calles de Madrid" al piano que no interpretaba en Gijón desde hacía mucho, seguido por un "Salitre" (versión tradicional) y "La ciudad del viento".

Con eso se acaba el concierto en teoría. Pero el público no les dejó irse. Creo que hay que mencionar que, al menos desde donde yo lo vivía, se notaba una pasión enorme entre el respetable: en muchos momentos surgían ovaciones a mitad de canción y se corearon letras enteras. Había peleas al final por tocar a Quique y por conseguir una de sus púas (y yo, que lo veía desde lejos, acabé con una que cayó entre mis pies). Así que, después de un pequeño consejo sobre el escenario, la banda decidió ofrecernos un extra: "Te lo dije", y Quique tuvo que buscar una púa porque había acabado con todas.

El concierto, como se puede observar por el repertorio, fue casi un "grandes éxitos", tirando de muchas canciones que fueron singles o que eran de las más conocidas de sus discos respectivos. De hecho, tuve la sensación de que había gente entre el público que desconocía canciones antiguas que ni fueron single, ni suelen sonar en los conciertos, ni aparecieron en "Ajuste de cuentas", como por ejemplo "Por caminos estrechos". Fue un repertorio muy equilibrado entre las obras de estos últimos diez años y no entiendo a la gente que dice que parece otro concierto más de la gira de "Avería y redención #7": si en aquella hacía diez canciones o más del disco homónimo, en esta sólo tocó tres. Quique tiene tantas canciones buenas, que aunque toque dos horas y media (que ya es tocar), siempre quedan muchas en el tintero, auténticos clásicos del calibre de "Polvo en el aire" o "73" o "39 grados", por no hablar de canciones menos conocidas pero que a uno o a otro seguidor nos haría mucha ilusión que tocase. Así que yo no me quejo del repertorio, pero sí quiero hacer notar una ausencia que me extraña porque yo creo que es una canción que siempre debe tener un lugar especial en la carrera del madrileño y que debería estar en una gira como esta: "Aunque tú no lo sepas". A mí no me suele gustar cuando la hace con banda, y en esta gira de vocación rockera ciertamente no encaja, pero así todo...

Sobre los músicos, lo primero que hay que destacar es que Jacob sigue profundizando en su propia forma de construir los bajos, influenciado por John Paul Jones (él mismo me comentó después que acerté con mi intuición de la crónica anterior: el de los Zeppellin es su bajista favorito), una manera muy libre de interpretar el rock. Eso sí, hubo sólo un momento que no me gustó: el bajo sincopado en "Cuando éramos reyes" le hacía perder parte de la fuerza. Ya sé que el arreglo tradicional es tópico, pero a veces no hay que complicarse la vida cuando algo está hecho para ser de una manera determinada. De todas formas es un detalle: creo que Jacob debería convertirse en un bajista de referencia para los que nos dedicamos a esto en el rock patrio porque tiene algo muy difícil de conseguir: una personalidad propia.

Pedreira fue el que más me sorprendió: tocó de forma mucho más contenida de lo que suele hacerlo, como acercándose al estilo de Carlos Raya. En "Personal" sacó un slide. Y me gustó mucho en uno de los pocos momentos en los que se desmadró: el solo final de "En el backstage". En general lo vi muy equilibrado, como todo el grupo en conjunto.

Karlos, en su línea, tocando con intensidad y los dientes apretados. Sigue teniendo algo que no me gusta (esos redobles in crescendo demasiado frecuentes, por ejemplo), pero de gustos no se discute...

Como es habitual, esto hace tiempo que es demasiado largo. Hoy, además, no estoy muy inspirado y tal vez leyendo todos los detalles que intento reconstruir no se capte lo fundamental: para mí ha sido uno de los mejores conciertos que he visto de Quique. Me gustó el repertorio, me gustó el público, me pareció el mejor sonido que ha tenido nunca (se escuchaba absolutamente todo, excepto en algún momento el piano, e ¡incluso estaba a un volumen razonable!) y esta vez no tuve que echar de menos a quien más me apetecía que estuviese conmigo.

A estas alturas, la música de Quique ya no es para mí una pasión: es una parte de mi vida.

Actualización

Me acabo de acordar de que tengo fotos, aunque con muy mala calidad como corresponde a cámaras malas en malas condiciones de luz.

En primer lugar, el aspecto del escenario antes de que se subiesen los protagonistas:



Se puede apreciar el material: batería Perl, un ampli que creo que es Green (como el Orange pero en verde) para Pedreira y un Vox para Quique, y un Ampeg para Jacob.

Quique con una Rickenbacker que no me importaría tener a mí:



Quique con la acústica:



Pedreira con una guitarra que parece de luthier:



Jacob dándolo todo:



En esta foto se puede ver la ovación que recibió el grupo y que realmente sudan la camiseta (camisa en este caso):



Y así quedó la sala cuando la música terminó:

Etiquetas: ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
7:02 p. m. | Comentarios (7) | Referencias

Gracias Kózmicas

~ jueves, noviembre 06, 2008 ~

Al final no pudo ser: no resultamos elegidos entre los tres finalistas del Samsung Rock and Call. De todas formas, ha sido una experiencia muy interesante. Tenemos que dar las gracias al montón de personas que nos han votado porque ha sido impresionante, en especial todos esos que votasteis un montón de días.

Nosotros seguimos en la lucha, porque podemos perder un concurso, pero nos queda lo más importante: «nos queda un poco de música». En breve anunciaré por aquí los tres conciertos que tenemos a finales de mes.

Quiero aprovechar también para agradecer a la gente que organizó el concierto de Halloween, que fue un éxito de público. Y también quiero dar las gracias a J. R. Arias por la sesión de fotos que nos hizo. Aquí dejo una muestra:



Mañana vamos a ver a Quique González. Será grande.

Etiquetas: , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
11:15 p. m. | Comentarios (3) | Referencias

I Want my MTV

~ lunes, noviembre 03, 2008 ~

Los Kozmics hemos salido en MTV Crispy News. Podéis verlo aquí:

Crispy news (31/10)
Crispy news (31/10)


Ha sido a cuenta del concurso de marras. Imagino que ya estaréis tan hartos como yo de que hable de ello, pero ya acaba mañana. Está muy, muy difícil ganar la votación.

Esto de las MTV Crispy News no sé qué es ni si de verdad sale en la TV de toda la vida. Tampoco sé si es para estar orgullosos salir después de una noticia acerca de una tal Carmen Electra que tiene una barra de striptease en el salón... Eso son noticias de calado.

Pero me sirve para intentar aportar algo que tal vez no conozcáis: MTV Music, la página en la que recientemente han empezado a colgar el catálogo de vídeos musicales de la ya venerable cadena musical.

La MTV fue un hito en mi juventud. Para que lo entiendan los jóvenes: fue algo así como YouTube ahora. Bueno, no tanto. Pero la forma de descubrir música dejó de ser principalmente la radio, y la televisión pasó a tomar una importancia mucho mayor. Yo recuerdo pasar tardes enteras con el volumen de la tele al tres bajado, esperando que saliese algún vídeo de algún grupo de heavy que me gustase, como el Welcome to the Jungle de Guns'n'Roses o el Who Made Who de AC/DC. Salían pocos. El de MC Hammer, en cambio, no paraban de ponerlo.

La página principal me ha servido para descubrir un vídeo muy bueno de Talking Heads: Once in a Lifetime. Yo el que recuerdo haber visto mucho era el de Road to Nowhere. Y ahí están esos clásicos autoreferentes: el Video Kill the Radio Star de The Buggles y el Money for Nothing de Dire Straits .

Por cierto, hoy he ido a comprar microondas (otra vez) y me acordé de la mítica canción.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Por Guillermo Hoardings | Enlace permanente
10:06 p. m. | Comentarios (3) | Referencias